Mestos / mestas

Buenos días:

La palabra Mesta (en femenino y con mayúscula) es conocida porque es el nombre que se dio en la antigüedad a ciertas asociaciones de ganaderos, tal como indican los diccionarios DLE y DUE. Pero este vocablo tiene –escrito ya con minúscula– media docena más de significados en el DLE, como se puede comprobar a continuación, si bien en este comentario sólo voy a centrarme en la acepción n.º 6:

mesto, a
1. adj. p. us. mezclado,mixto.
2. m. Vegetal mestizo […].
3. m. rebollo (árbol fagáceo).
4. m. aladierna.
5. m. coloq. Ál. Mezcla de varias semillas […].
6. m. pl. Aguas reunidas de varias corrientes.

Y el DUE define este término así:

mesta
1. f. Cierta asociación antigua […].
2. (pl) Aguas del punto de confluencia de dos o más corrientes.

Por consiguiente, a las zonas en que convergen corrientes de aguas hay que llamarlas mestos, según el DLE, o mestas, según el DUE.

Esto quiere decir que, por un lado o por otro, pifia habemus, puesto que en uno de los dos diccionarios hay una información falsa; y en el improbable caso de que las dos formas fueran correctas, la pifia sería por omisión.

Pero esto hay que investigarlo con cierto rigor, ya que es un asunto muy delicado y no se puede tildar así alegremente de poco fiables a nuestras máximas autoridades lexicográficas. Pero eso lo haré pasados unos días porque esta semana para mí va a ser “de locos” (aún más si cabe 🙂 ). Por el momento, sólo me ha dado tiempo a averiguar que en España existen estos tres lugares:

Aguasmestas, Asturias: aldea en la confluencia de los ríos Somiedo y Pigüeña.
Aguasmestas de Omaña, León: localidad en la que convergen los ríos Omaña y Vallegordo.
Aguasmestas de Quiroga, Lugo: complejo turístico junto a rio Sil que alberga al Club Naútico Aguas Mestas.

No obstante, si alguno de vosotros tiene más información sobre este particular, que no dude en aportarla. Muchas gracias.

Nos vemos la próxima semana. Que lo paséis bien. Muchos ánimos y también muchas felicidades a Madri (día 16) y demás Carmencitas que nos leen. Un fuerte abrazo.

Autor: | 2017-09-17T16:26:27+00:00 11/09/17|Léxico general|4 Comentarios

4 Comentarios

  1. Robin 13/09/2017 en 08:00

    Buenas tardes:

    Me voy a referir a la indagación que tenía yo pendiente con respecto a los términos mestos y mestas:

    Por los datos que he obtenido en diversas fuentes –que por el momento no voy a detallar aquí porque resultaría tedioso– me atrevo a afirmar que la palabra que define las aguas que confluyen en un lugar determinado es mestas, como asegura el DUE, y no mestos, como indica el DLE.

    Por lo tanto, puede tratarse de una errata en la definición de la acepción 6.ª, que en mi opinión debería llevar la marca f. pl. en vez de m.pl.:

    mesto, a (DLE)

    6. m.pl. Aguas reunidas de varia corrientes

    .

    Entonces, me gustaría conocer la opinión de la Academia al respecto, a pesar de que sea una palabra de poco uso*, para lo cual agradecería a Blasita que me informase del procedimiento que conviene seguir en estos casos. Gracias anticipadas, señora directora. 🙂

    Abrazos.

    *En Asturias la oigo mencionar más que por mi tierra. Aquí, en Gijón, hay una zona urbana denominada Las Mestas (donde casualmente se reúnen el río Piles y varios arroyos), en la que se ha construido un hipódromo que lleva el mismo nombre. En la provincia está el lugar llamado Aguasmestas, que cité en mi comentario anterior, y en el municipio de Cangas del Narcea hay una asociación de mucho renombre cuyos fines no son precisamente ganaderos, sino relativos a la regulación de la pesca en los ríos de la zona, asociación que se denomina Las Mestas del Narcea.

  2. Blasita
    Blasita 13/09/2017 en 16:16

    Pifia habemus en el DLE, don Robin. No se te escapa nada. Muchas gracias.

    Masculino y femenino plural, ambos. Esto me dijo la RAE en respuesta a mi consulta:

    Como usted misma puede comprobar a través de la consulta del Nuevo tesoro lexicográfico de la lengua española (http://ntlle.rae.es/ntlle/SrvltGUILoginNtlle), la acepción objeto de su interés se incorpora al diccionario académico en su edición de 1925. Entre esta fecha y 1956 aparece bajo el sustantivo femenino mesta: en cuarto lugar, con la marca pl(ural), se define como ‘agua de dos o más corrientes en el punto en que confluyen’. En la edición de 1970, se reestructuran los artículos de esta familia léxica, de modo que aparece un artículo mesto -ta, dentro del que se recoge en primer lugar la acepción adjetiva ‘mezclado, mixto’ para luego incluir las acepciones como sustantivo masculino relacionadas con la botánica. En séptimo lugar, se añade la antigua cuarta acepción del artículo mesta, que conserva la marca de pl(ural), pero en la que se omite, por error, la indicación de género femenino. En nuestro fichero se documenta, en efecto, el uso femenino plural de este término en referencia a la confluencia de cursos de agua.
    Por su parte, el Diccionario del español actual (Seco, Andrés, Ramos; Aguilar, 2011 [2.ª ed.]) registra el término mesta como femenino con el sentido de ‘reunión o confluencia [de dos ríos]’, aportando un ejemplo en singular y calificándolo de reg(ional).

    Un abrazo.

  3. Robin 13/09/2017 en 17:33

    Buenas tardes:

    Hay que ver cómo eres, Blasita: yo hago una insinuación y tú enseguida la captas y me haces el favor completo. Pues te agradezco muchísimo que te hayas dado el trabajo de cursar esta consulta a la Academia y pasarnos después su larga respuesta. A amable y servicial no hay quien te gane. 🙂

    De esta y de otras contestaciones de los señores académicos a consultas nuestras se desprende que si bien reconocen los fallos, les cuesta trabajo hacerlo abiertamente, y siempre buscan alguna justificación del error por inconsistente que sea (en este caso dicen que se omitió la indicación de género femenino pero no admiten que además se introdujo la indicación de género masculino). Son como niños, jeje.

    Respecto a la mención del uso regional de esa acepción, es probable que tengan algo de razón, aunque en este caso sería de uso multirregional (galaico-astur-leonés, y tal vez extremeño también).

    Y como curiosidad diré para terminar que en la búsqueda que hice de antecedentes de la palabra mesto, en el CREA obtuve varias referencias al acrónimo MESTO, que significa médico especialista sin título oficial, término que aunque no figura en el DLE debe de estar muy extendido en la jerga médica (al igual que MIR y otros), puesto que el DUE ya lo tenía incorporado en su penúltima edición.

    Y ahí lo dejo porque ya mestoy y os estoy cansando de este tema.

    Un abrazo.🙂

  4. monic 17/09/2017 en 19:42

    ¡Hola a todos! Mestas, femenino, es la única forma que yo conocía para reunión de aguas. Robin: “chapeau”! ¿Sabéis que estáis sentando cátedra y que la RAE debería pasarnos un sueldo al mes? LOL pero cierto.

    Saludos cordiales

¿Y tú qué piensas? Escribe aquí tu comentario