¿Dónde estamos y qué vemos?

Abro una nueva sección, que ojalá sea de vuestro agrado.

La idea es presentar una foto para que los demás adivinen el lugar exacto y, si procede, la construcción arquitectónica o escultórica que aparezca retratada.

Las fotos deben ser propias u originales, es decir, no simplemente copiar una publicada en Internet o de cualquier otro medio público. Os presento yo la primera, una que saqué hace unos añitos, y si os apetece, después de su resolución, os animáis vosotros. Tres cosas necesitamos: el nombre de la ciudad, el de la catedral del fondo y, para los muy cafeteros, el del «coso» del centro: ¿dónde estamos y qué vemos?.

Dónde estamos 1

¡Ánimo!
Autor: |2018-04-27T14:48:03+00:0009/01/16|¿Dónde estamos y qué vemos?, Cultura, Juegos, Viajes|230 Comentarios

230 Comments

  1. Blasita
    Blasita 02/03/2017 en 19:11

    Hola, Robin, Monic y todos:

    Me cuelo, así como quien no quiere la cosa, para decir que el primero es el Templo romano de Évora, conocido también como Templo de Diana, situado en Évora, Portugal: Wikipedia. Desgraciadamente nunca he visitado esta localidad, así que paso el testigo a Robin y a los que podáis añadir algo más. 🙂

    Un cordial saludo.

  2. Robin 03/03/2017 en 16:20

    .
    Fenomenal, Blasita: ¡Qué habilidad la tuya! (Aquí te dirían: “Hiha, qué arte tieneh”). Enhorabuena, pues, por este meritorio acierto, que por cierto (je) es el séptimo que consigues en lo que va de año (os dije que los iría contando). 🙂

    Se trata, en efecto, del Templo romano de Évora (Portugal), que es una belleza arquitectónica (a pesar de que aquí se cumple lo que dijo Gila a la vuelta de su viaje a Grecia: “Bah, aquello está to roto”).

    Merecería la pena visitar la ciudad porque como se puede comprobar en esta página: https://es.wikipedia.org/wiki/%C3%89vora (pinchando en la primera foto, se amplía y salen todas seguidas).

    Decía que se puede ver que tiene un buen número de monumentos interesantes, y hasta dólmenes y menhires.

    Desde tu casa, Blasi, se queda a unos 500 km, es decir, a unas cinco horas de viaje por las autopistas A5 (E) y A6 (P). Y, ya que estás, podrías seguir después camino hacia Lisboa. El recorrido es para hacerlo sin prisas porque es obligado pararse (una vez que salgas de Castilla, que la tienes más trillada) en Trujillo, Mérida (casi ), Badajoz-Elvas (es que están hermanadas), Estremoz (que posee tantas canteras de mármol, que hasta los adoquines son de este material), Évora, Montemor-o-Novo (que es bonito y además un buen sitio para que Monic haga senderismo (clic)), etc., etc., hasta Lisboa.

    Ea, pues pasadlo bien. Un abrazo.

    ¿Algún otro “¿Dónde estamos…?” que tengáis por ahí pendiente de publicar? Lo digo por saber qué hacer con las maletas. 🙂

  3. Blasita
    Blasita 14/09/2018 en 18:07

    Buenos días:

    Año y pico tarde, pero aquí estamos de vuelta. A ver si a Robin o a algún compañero o lector del Café les apetece hacer las maletas para visitar el monumento que adjunto.

    Gracias por participar.

    P.D. Encontrarán este comentario repetido en su correo. La razón es que la foto había salido tumbada y lo he tenido que arreglar de este modo. Mis disculpas.

  4. Robin 16/09/2018 en 11:44

    Buenos días:

    Hay que ver lo generosa que es Blasita para tantas cosas, y lo escuetita que es para las fotos 🙂 . ¿No tendrá una vista panorámica de ese monumento? (y si se ven algunas banderas, mucho mejor, ja ja).

    ¿Alguien sabe cómo se les llama a esas hiladas horizontales decorativas? “Perlado” no es por la forma, y “ajedrezado”, por la disposición diría que tampoco.

    Feliz domingo a todos. (Por cierto que ayer estuve en las fiestas patronales de Villafeliz de la Sobarriba. Qué buen nombre tiene esa localidad de 44 habitantes censados…).

  5. Blasita
    Blasita 16/09/2018 en 12:24

    Hola, Robin:

    Claro que sí. Os ofrezco una vista frontal parcial. Que conste que los dos señores que aparecen no son una pista. 😀 Estaban organizando un ágape para una tarde de sábado y se colaron en la instantánea.

    El edificio alberga un museo y está en España. Tengo que decir que esta vez he sido traviesa, ya que no creo que sea muy conocido fuera del municipio.

    Buen domingo para todos.

  6. Robin 16/09/2018 en 15:19

    Buenas tardes:

    Retiro lo dicho esta mañana, je je. Blasita ha vuelto a ser generosa. Se trata del museo del Barón de Benifayó, también llamado Casa de la Rusa. ¿Y en qué localidad se encuentra? Pues ¡en San Pedro del Pinatar! Qué facil. Por ahí teníamos que haber empezado. 🙂

    Un abrazo.

  7. Madri
    Madri 16/09/2018 en 16:41

    Me alegra ver este espíritu viajero que tenéis y me da envidia, porque yo me he vuelto perezosa a más no poder. Y me preocupa: he llegado a un punto en que no estoy en ningún sitio tan a gusto como en mi casa. Debe de ser cosa de la edad, algo que trato de sacudirme de encima con poco éxito.

    Tan cerquita, casi a la vuelta de la esquina, ese museo del Barón de Benifayó. Mi ‘imaginación’ me transportó a la India nada menos, así de primeras, porque los dos señores que aparecen en la foto me dieron una pista falsa. Luego me fijé en el escudo y me di cuenta de que no debía de estar tan lejos, que esas cosas nos suelen ser muy cercanas. La corona que hay sobre él me despistó aun más si cabe, porque pensé que tendría que ser de algún título con cierta categoría. Si sabéis algo de heráldica, o de lo que sea que se trate, ¿os parece bien colocar una corona coronando (?) un escudo de armas de una baronía?

    Quizá la explicación esté en que, al parecer, el tal barón de Benifayó, don Julio Falcó d’Adda, que falleció en esa casa en 1899, pertenecía a la casa italiana de Saboya y estaba emparentado con las más ilustres familias de la nobleza española.

    En fin, que muy bien, Blasita, este nuevo “¿Dónde estamos y qué vemos?”, que ha venido a animar el café como una copita de pacharán bien fresquito.

    Me intrigaba el nombre de “casa de la rusa” o “de la marquesa” con que se conoce este edificio. Buscando un poquito he encontrado que “el barón de Benifayó, en un determinado momento y por problemas económicos, vendió el palacio al marqués de Sestlavine, emparentado con el zar Nicolás II y la señora del marqués tenía aspecto nórdico, por lo que el vecindario creyó que era rusa. La tradición popular así ha llamado al museo, e incluso a quienes estuvieron trabajando en este palacio se les conoce por el apodo de ‘los rusos’. Lo que son las cosas.

    Buen domingo.

  8. Blasita
    Blasita 17/09/2018 en 15:12

    Buenas tardes:

    ¿Y qué digo yo tras el acierto de Robin y la exposición de Madri? ¡¡¡Enhorabuena!!!

    No soy experta en heráldica, Madri, pero estoy contigo en que las coronas se deberían reservar para reyes y príncipes, para la más alta nobleza. He encontrado esto en la Wikipedia:

    Aunque las coronas no sean marcas de antigua nobleza, se traen por símbolo titular y por distinción de la dignidad que pertenece a cada uno, pues ninguno por su nacimiento tiene derecho a timbrar con corona su escudo, sino los hijos primogénitos de emperadores, reyes y príncipes soberanos. Sin embargo, está concedido este honor a los duques, marqueses, condes, etc. no por su persona ni menos por su nacimiento sino por la dignidad y jurisdicción de los estados y tierras que poseían que por ser diferente la forma de cada una, se describirán por el orden siguiente.

    La de los barones es un solo círculo de oro esmaltado y rodeado en banda de un brazalete doble o filete de perlas comunes, viniendo a ser el todo como un bonete.

    Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Corona_(her%C3%A1ldica).

    Según los datos que manejo, la baronía fue concedida en 1615 y el primer barón de Benifayó fue Miguel Falcó de Belaochaga. Y copio de esta página web (https://www.heraldrysinstitute.com/lang/es/cognomi/idc/659327) su curioso origen:

    Rastro Heráldico :
    Corona de la nobleza Belaotxaga

    Muy noble y rancio linaje de hijosdalgo naturales del señorío de Vizcaya. Tuvo su casa solar muy antigua en la anteiglesia de Dima, de la merindad de Arratia, perteneciente hoy al partido judicial de Durango. Este linaje se ve escrito también B., Velaochaga y Valaochaga. Un caballero del mencionado solar vizcaíno acompañó al rey don Jaime I de Aragón en la conquista de Valencia, donde fundó la rama valenciana de este apellido. Unida en dicho reino con la de Falcó o Falcón, se formó y perpetuó el apellido de “Falcó de B.”, con que fueron conocidos sus descendientes. Poseían éstos el señorío o baronía de Benifayó, antiguamente llamada por ello “Benifayó de Falcó”, y de ellas es titular el duque de Nochera. Esa baronía se hallaba situada cerca de Valencia, y en su pueblo de Benifayó tenían los Falcó de B. su castillo o fortaleza, que fue vendido, con las tierras que le pertenecían, por el príncipe Pío de Saboya y barón de Benifayó, bisabuelo del ya aludido duque de Nochera.

    La continuación está a la venta.

    Saludito.

Cualquier aportación u opinión sobre este tema es bienvenido y agradecido. Escriba aquí su comentario