Buenos días, amigos:

Vengo de nuevo con una cosilla de las mías. Quizá sea un tema muy manido, pero esta me la encontré sin querer ayer  y va de laísmo, o no, porque ya no lo tengo tan claro.

https://cadenaser.com/ser/2020/04/26/sociedad/1587922979_879500.html

Yo también había creído toda mi vida que el verbo pegar era transitivo,  cuyo objeto directo es  el golpe que se propina (una patada, una bofetada, un coscorrón…) y que el indirecto SIEMPRE es la persona o cosa que recibe el golpe: Le pegó un bofetón; Le dio una patada a la silla.

Sé que hay zonas laístas en las que decir La pegué un susto es normal, aunque para quienes no lo somos resulte extraño.

Pues bien, las nuevas tecnologías sirven de mucho. En este caso, en mi caso, para descubrir que en el DLE hay una acepción del verbo pegar (la 5) que dice así: “Castigar o maltratar a alguien con golpes”. Ya está, de un plumazo ha desaparecido el laísmo durante tantos años rechazado, porque en esta acepción la persona maltratada, pegada, es el objeto directo.

He mirado en diccionarios anteriores para  saber desde cuándo esto es así y he llegado hasta el de Autoridades, en el que citan este ejemplo que, a mi entender, es de lo más neutro porque no aparece el pronombre ‘la’: Agradeced, señora mula, lo que me ha dicho de vuestra ama, que hasta la mañana os estuviera pegando. 

Habréis podido leer los tuits en que la RAE responde que “la pegó (a María)” es una construcción válida, afirmación que ha generado la polémica.

Por otro lado, en una respuesta de ENCLAVE añaden un matiz que han ocultado en Twitter:

Con el sentido de ‘castigar o maltratar a alguien con golpes’, el verbo pegar se usa, en el español general, como intransitivo y con complemento indirecto o pronombres personales átonos de dativo (le, les): Vi cómo les pegaban. Este uso es, por tanto EL RECOMENDADO. No obstante, en algunas áreas también se documenta el uso como transitivo, que está registrado en el diccionario académico y puede considerarse válido. Siendo así, se justifica el uso del pronombre personal átono de acusativo la: Vi cómo la pegaban.

Ninguna observación sobre su uso en “zonas laístas”. Ahora bien, esta justificación está en total desacuerdo con lo que dice el DPD, obra a la que remiten en muchas ocasiones desde el propio ENCLAVE:

pegar(se).
1. Cuando significa ‘dar [un golpe o una serie de ellos] a alguien’, es transitivo; además del complemento directo, lleva un complemento indirecto de persona: «Se volvió el ex boxeador hacia Charo y le pegó dos bofetadas que la tiraron al suelo» (VqzMontalbán Soledad [Esp. 1977]). A menudo se omite el complemento directo, por quedar implícito o sobrentendido; en ese caso, el complemento de persona, en la lengua culta de la mayor parte del ámbito hispánico, sigue considerándose indirecto: «No es caso insólito que a un santo cualquiera sus devotos le peguen y lo castiguen hasta que acceda al milagro que se le pide» (Ortiz Música [Cuba 1975]). No obstante, en estos casos, es normal que los hablantes de ciertas zonas de España interpreten el complemento de persona como directo: «Nos dijo que su padre la pegaba» (País@[Esp.] 9.7.94); este uso, influido además por el régimen del verbo sinónimo golpear, que rige complemento directo de persona, SOLO SE DA EN ZONAS LAÍSTAS (→ laísmo), por lo que se desaconseja en el habla culta. Lo mismo cabe decir si lo que recibe el golpe es una cosa: «Creo que le pego bien a la pelota» (Clarín [Arg.] 16.1.79).

Por otro lado, podemos ver el art. 16.10ñ de la «NGLE», donde dice:

Se obtienen otros casos de loísmo con verbos polisémicos que poseen más de un régimen. El uso de pegar  (‘golpear’) con objeto directo de persona es análogo al laísta (§ 16.10g y 35.8o):

«Era de familia humilde, su papá lo pegaba. Quería irse de su casa». (Paz Soldan, Materia).

Estas cosas son las que me descolocan a menudo: ahora sí, ahora no.
A la vista de los ejemplos dados, ¿es laísmo o no decir «A María la pega su pareja»? Porque si es loísmo «su papá lo pegaba»…

Confío en vuestras sabias opiniones.

Un abrazo muy fuerte.