Ejem… No es raro que a veces nos encontremos con alguna palabra que es de uso habitual pero que, tras hacer una consulta al diccionario, comprobemos que tiene acepciones que desconocíamos.

Bien, pues al hilo de lo que expuse en la entrada anterior (aunque ahora la anterior se ha convertido en la siguiente, salvo que Blasita lo remedie) y en lo que a mi ignorancia respecta, ésta ha asomado una vez más al hacer una consulta sobre el adjetivo “vicioso” en distintos diccionarios, y ya ni recuerdo a santo de qué venía esa consulta:

El Espasa-Calpe lo define así:

vicioso, sa

1. adj. Que tiene algún vicio, error o defecto.

2. Que tiene algún vicio o mala costumbre.

Muy bien. Conforme.

Y si ahora queremos ir al origen de este vocablo para saber qué entendían los patricios, plebeyos y demás familia por “vitiösus”, podemos consultarlo, por ejemplo, en el diccionario VOX:

1.- ‘vitiôsus,  a,  um’:

 (Adj.) defectuoso, corrompido || malo, imperfecto || que acarrea el mal (vitiosum nomen, término peyorativo) || vicioso, licencioso || irregular.

Y hasta aquí, es probable que estemos todos de acuerdo.

……

Pero, de pronto, la sorpresa surge para mí cuando leo la 3.ª y 4.ª acepciones de “vicioso” que figuran en el DRAE:

vicioso,  sa

3. Adj.  Vigoroso y fuerte,  especialmente para producir.

4. Abundante,  provisto,  deleitoso.

¡Anda, la osa…! ¡Quién se lo iba a imaginar! (Y que conste que no se trata de regionalismos o localismos ni de términos coloquiales o anticuados).

Pues nada, señores… eso es lo que hay.

Claro, claro, y ahora que lo pienso (ergo…) comprendo que tiene sentido el que haya varias poblaciones que se llamen Villaviciosa (en España hay ocho). Por ejemplo, la de Asturias es el lugar de mayor producción de sidra de todo el país. Y sobre Villaviciosa de Odón, Wikipedia dice lo siguiente:

« ‘Villa’ hace referencia al título que llevan muchas poblaciones, aunque no lo expliciten en el nombre, y ‘viciosa’, proviene del latín ‘vitiōsus’, es debido la bonanza del lugar, según la cuarta acepción de ‘vicioso’ del DRAE  ‘abundante, provisto, deleitoso’».

¡Y yo que pensaba que tales poblaciones se habían “ganado” ese nombre por razones inconfesables…! 🙂

Pero digo yo, para terminar, que las acepciones que establece el DRAE son para usarlas con entera libertad (aunque no hayamos pagado los 99 euros que cuesta la 23.ª edición), ¿verdad? Ya, pero eso será en teoría porque ¿quién es el valiente capaz de llamar viciosa a una persona, teniendo en cuenta la posible reacción de ésta, máxime cuando se trata precisamente de alguien vigoroso y fuerte?

…….

Os agradeceré cualquier comentario al respecto que no sea zzzzzzzz…

Buenas tardes.