Palabras y acepciones poco usuales

Hola, buenas:

Cuando hace unos días Milord (¿o deberíamos llamarlo Ourlord? je, je) escribió la entrada “Ineluctable” comprendí que acababa de crear una sección dedicada a traer y comentar en este blog palabras o acepciones de palabras que son poco usuales aunque la Academia las mantenga en su diccionario como de uso normal y generalizado.

Hay tantas, que podríamos convertir este sitiio en un blog monográfico, pero eso no es, naturalmente, lo que queremos. Por ese motivo, antes de plantear yo un asunto de este tipo (en la entrada siguiente) he dejado pasar más de una semana desde la citada intervención de Milord, a fin de que, como digo, haya variedad de temas en este blog.

Se trata de algo subjetivo, obviamente, ya que cada uno de nosotros tiene su propio léxico, de manera que lo que para unos resulta desconocido, para otros puede ser algo archisabido, y probablemente será a la inversa en otros supuestos. De todo modos, para exponer casos de esta índole hay que ser valiente (como yo 🙂 ) porque hay que comenzar por hacer públicas nuestras lagunas idiomáticas.

 

 

 

Autor: | 2016-10-18T14:28:17+00:00 04/06/15|Léxico general, Poco usado, RAE|77 Comentarios

77 Comentarios

  1. Blasita
    Blasita 11/01/2018 en 17:07

    Buenas tardes:

    Gracias por tu comentario sobre titi, Robin. Ya sabes lo que dicen de que nunca es tarde si la dicha es buena. Acerca de tus últimas aportaciones, el adjetivo venturo y el verbo encamarar, estoy de acuerdo en su escaso uso.

    Madri y Robin, gracias por esa otra acepción de venturoso. Sí, Robin, yo también lo he oído usar solo con los significados “buenos”. Es curioso porque, según el Mapa de diccionarios académicos, esa acepción de ‘borrascoso, tempetuoso’ entró en el diccionario común (el Diccionario de la lengua española) a finales del siglo pasado. Me pregunto si será un caso parecido a nimio, es decir, un significado opuesto al original que haya surgido por un mal uso o entendimiento de la palabra por parte de los hablantes. He consultado el CDH y al momento he encontrado un ejemplo de este uso —es muy probable que haya más—:

    1990 POMBO, ÁLVARO, El metro de platino iridiado [España] [ Barcelona, Anagrama, 1993] Novela

    María le pareció inclinada, en una sola dirección, posesa de una alegría irreprimible, entregada a la insensata fuerza de un viento venturoso que no presagiaba nada firme o tranquilo o indudable al otro lado del océano, al final de la trama.

    De paso voy a añadir una expresión para esta sección de Robin. Del DLE:

    ser algo la madre del cordero

    1. loc. verb. coloq. U. para indicar que es la razón real de un hecho o suceso.

    Sí la he utilizado, aunque ya no es usual para mí. Me parece que el uso de la expresión ¡La madre del cordero! (la madre de Dios) es más habitual hoy en día, al menos en mi zona. En el DUE de María Moliner sí tiene entrada:

    la madre del cordero [o de Dios] vulg. Exclamación de enfado ante algo que disgusta.

    La impresión general que tengo es que estas expresiones de carácter religioso están desapareciendo del lenguaje hablado coloquial. Naturalmente siempre hablo de mi entorno; supongo que en zonas y hablantes más religiosos o simplemente distintos, podrán seguir estando igual de vigentes. Yo sí que las sigo empleando de vez en cuando. Y digo aun más: creo que, aunque no es exclusivo de la lengua actual y es parte de la evolución del idioma, actualmente cada vez más y más palabras y frases están cayendo en desuso o se consideran ya desusadas. Añadir vocablos puede enriquecer el idioma pero perderlos y perderlos me parece una lástima porque empobrece el vocabulario de muchos.

    Buena tarde para todos.

Cualquier aportación u opinión sobre este tema es bienvenido y agradecido. Escriba aquí su comentario