Caída de letras

Buenos días:

He pensado que además de jugar con las palabras a través de charadas, películas, etc., podríamos hacerlo de una forma mucho más sencilla, a fin de que también pudieran intervenir de vez en cuando los blasiteros que tienen menos tiempo libre para visitar el Café, ya sea solucionando casos puntuales o creándolos.

El juego que propongo no puede ser más simple porque se trata de descubrir dos palabras con las pistas que se dan, pero con la particularidad de que la primera de ellas, tras quitarle una letra, ha de coincidir con la segunda. Veamos unos ejemplos:

–Hay una especia que cuando pierde una letra da lugar a una catátrofe.

–Era elegante y gallardo pero perdió una letra y se transformó en un perro.

–Un religioso con cierto rango perdió una letra y lo dejaron más que tonsurado.

(No doy las soluciones hasta el final por si alguien desea sacarlas por su cuenta).

Y como todo juego, este tiene unas reglas que hay que observar, aunque son muy simples:

1.ª Las palabras han de tener como mínimo tres sílabas (puesto que con menos se podrían dar casos con varias soluciones).

2.ª Tienen que ser palabras que figuren en el DLE pero sin marcas, es decir, que no sean pocos usadas o localismos o términos que solo se utilicen en América Latina.

3.ª No son válidos los aumentativos ni los diminutivos (por ejemplo, no valdría el tándem monitor / monito).

4.ª Las formas verbales admitidas son el infinitivo y el participio (por ejemplo, no valdría la pareja taparan / tápara).

5.ª La poda será sólo de una letra, y ésta podrá ser inicial, intermedia o final.

6.ª Hay total libertad para acentos y tildes (vide ejemplo de condición 4.ª).

7.ª y otras: Las que decidamos entre todos más adelante, si hubiera lugar (si eso, que dicen ahora).

Tal vez sería conveniente que se diera el nombre de la letra que desaparece (en el primer caso, por ejemplo, sería la n), con objeto de facilitar algo más la búsqueda. Otra forma de dar facilidades sería la de indicar la posición de la letra que se cae (en el primer caso sería la letra final). En fin, estos pormenores los podemos ajustar entre todos más adelante.

No obstante, como hemos dicho en otras ocasiones, el grado de dificultad para resolver enigmas depende de la mayor o menor claridad que quiera el autor dar a las pistas (para que no falten ejemplos: la n.º 5 de las que expongo a continuación resultaría más fácil si en vez de “órgano del cuerpo” dijese directamente “ojo”), PERO –y también lo hemos comentado en otra ocasión– tampoco conviene que resulten demasiado facilonas.
—–

Venga, no se hable más y empecemos con esta media docenita para abrir boca:

1.- Era un cetáceo de cinco metros pero perdió una letra y se convirtió en un recipiente de cocina.

2.- Eran unas regiones españolas que al perder una letra se hicieron fragmentos puntiagudos.

3.- Era un círculo de la Tierra que perdió una letra y acabó en algo trivial o manido.

4.- Empezó como almacén pero perdió una letra y terminó siendo un lugar de muchos anfibios.

5.- Era una necia que perdió una letra y se convirtió en una membrana de un órgano corporal.

6.- Cuentan que una ciudadana de la región del Véneto por perder una letra tuvo que pasar por un control.
—-

Espero vuestras opiniones
y, si eso, vuestras soluciones.
Sin olvidar las creaciones. 🙂

Un abrazo.

Resultados de los tres ejemplos:

–Estragón / estrago.
–Galano / alano.
–Prelado / pelado
.

Lista de las «caídas de letras» aportadas en comentarios. Pinche en un número para ir a la «caída de letras» correspondiente.

7. (Blasita)
8. (Madri)
9. (Madri)
10. (Madri)
11. (Madri)
12. (Madri)
13. (Madri)
14. (Robin)
15. (Robin)
16. (Robin)
17. (Robin)
18. (Robin)
19. (Robin)
20. (Madri)

21. (Robin)
22. (Robin)
23. (Robin)
24. (Blasita)
25. (Blasita)
26. (Robin)
27. (Robin)
28. (Monic)
29. (Madri)
30. (Robin)
30 bis. (Robin)
31. (Madri)
32. (Madri)

Autor: |2018-11-07T23:19:02+00:0017/08/18|Adivinanzas para pensar, Caída de letras, Juegos, Léxico|92 Comentarios

92 Comments

  1. Blasita
    Blasita 12/09/2018 en 19:33

    Vaya par de dos, Madri y Robin. Seguro que no esta no es la primera vez que reconocemos el mérito que tenéis y esperamos poder disfrutar de vosotros mucho tiempo.

    ¿Aceptas alguna pregunta para la 20, Madri? Nada más leerlo pensé en obelisco, no sé por qué. En fin, ¿alguna palabra es un nombre propio? ¿La mención de «argentino» se refiere a un localismo de ese país o a la pronunciación, por favor?

    Un abrazo.

    • Madri
      Madri 13/09/2018 en 03:03

      Todas las preguntas que se te ocurran, querida Blasi, faltaría más.

      No, no es obelisco, pero da la casualidad de que tiene justo las mismas vocales, en la misma cantidad aunque en distinto orden. Viene del griego y es un compuesto.

      No hay ninguna palabra que sea nombre propio, pero sí una que está en desuso (solo por una letra) y lo de ‘argentino’ es por el voseo (ahí está la triquiñuela).

      El árbol y el que vende sus frutos se llaman igual.

      Un abrazo a todos.
      Con estas pistas tan pulidas vais a llegar como patinando hacia la respuesta.

  2. Robin 14/09/2018 en 10:35

    Buenos días:

    ¡Vaya caidita la tuya, Madri! 🙂 Eres temible. Yo apostaría por lo menos 20 euros a que nadie en el universo universal sería capaz de resolver este acertijo con los datos que facilitaste de entrada.

    Menos mal que después diste la pista de que el árbol y el vendedor de su fruto responden a la misma palabra. Sí, porque ese era un buen hilo del que tirar, y yo creo que el único.

    Esa pista hace pensar en la probabilidad de que la palabra termine en “ero” (limonero, piñonero, limero, etc.), y probando probando con esta última… puede aparecer la solución si, además, se tiene en cuenta que sus vocales son las de obelisco. Sin embargo, lo del pulimento que das como pista adicional en la última frase, no estaba claro, y solo me ha servido como comprobación.

    Ahora bien, decir que se trata de un gigante porque sus moléculas son gigantescas (las llamadas ‘macromoléculas’) es propio no de una simple licenciatura en ciencias químicas sino de un ‘supermáster’ sobre esa materia, pero auténtico y verdadero (no como algunos de los que se mencionan todos los días y en todas las ediciones de los telediarios). 🙂

    Un abrazo.

  3. Blasita
    Blasita 14/09/2018 en 13:22

    Buenos días:

    Me parece que Madri y Robin han dejado clara la 20; tiene que ser polímero, limero, polime. Polir, pulir, ya está en desuso. Madri, llevo dos días partiéndome la cabeza con esta genial —y complicada— caída tuya. Incluso en el quirófano le seguía dando vueltas, ja, ja.

    Un abrazo y buen día para todos.

  4. Madri
    Madri 16/09/2018 en 16:56

    Muy bien, pero muy requetebién, este dúo que forman Blasita y Robin o Robin y Blasita, que tanto monta, porque no hay nudo gordiano que se les resista.

    Polímero, así era esta caída número 20. Pido disculpas de nuevo por ese “polime” que estaba ahí y al que, como no sabía qué hacer con él, le rebusqué esa salida tan rebuscada. (Me voy pareciendo al Quijote con estas repeticiones. Je, qué más quisiera).

    Un abrazo muy fuerte.

  5. Robin 22/09/2018 en 12:08

    Buenos días:

    Tres caídas muy facilitas, por ser hoy el día de San Lautón y Santa Salaberga:

    21.

    Era auténtica, perfectamente acreditada, y su vida fue aireada cuando perdió una sílaba. Eso no le gustó nada, y todavía fue peor cuando le robaron la segunda sílaba, porque fue una faena.

    22.

    Era una práctica deportiva que perdió una sílaba y apareció en una parada. Después, por la calle, quiso dar a un tipo el timo de la estampita, pero inoportunamente se le cayó una sílaba y fue descubierta.

    23.

    Era una agrupación de gente que perdió un letra y quedó completamente pintada de un color.

    Hasta pronto.

  6. Madri
    Madri 23/09/2018 en 22:39

    Buenas noches:

    Facilitas, dices. Ni pidiéndoselo a san Lautón ni a santa Salaberga se me ocurre nada.

    ¿Será la entrada en el otoño? No lo creo. Es que no tengo ni idea.

    Bueno, y ha sido sobre la marcha, puede que la 23 sea una camarilla que, al perder una letra, se quede toda amarilla. No estaría mal.

    En serio, de las otras no me viene nada.

  7. Robin 24/09/2018 en 12:28

    Buenos días:

    Excelente, Madri: un aplauso para ti porque has descubierto a esos de la camarilla amarilla (de rabiosa actualidad). Se ve que se te dan muy bien los colores del arco iris. Incluso en otoño. Y ahora, para que no sufráis más con las dos restantes, os doy un buen empujón, y a ver si ya caéis (acepción 12, no 6). 🙂

    Pues venga, que participen más participios en la 21, además de acreditada: verificada, comprobada.

    La parada de la 22 no es militar, ni de portero de fútbol (palomita), ni una pausa musical, ni una desempleada, ni una chica un poco tímida, ni una apuesta en un juego (esta no la sabía yo): es de vehículos.

    Hasta pronto.

  8. Madri
    Madri 26/09/2018 en 01:21

    Buenas noches:

    Me ha faltado esto (gesto de juntar las yemas de los dedos pulgar e índice al mismo tiempo que se pone cara de circunstancias) para tirar la toalla. Pero esto, ¡eh!, y mira que, una vez se da con el resultado, dices ¡¿pero seré tonta!?

    La 22 tiene que ser escalada, escala y calada.

    Escalada porque es una práctica deportiva, a veces de riesgo.
    Escala porque todos los vehículos paran, se detienen, cuando se hace alguna escala en un lugar.
    Calada porque así lo recoge la acepción 9, o la 10, no sé, de ‘calar’.

    No sé si tendré alguna neurona más en activo para meterme con la 21…

    Un abrazo a todos.

  9. Robin 27/09/2018 en 09:10

    Buenos días:

    Estuvo bien la visita a ese paraje llamado Las Médulas, pero ¡uf!, qué tute de kilómetros nos dimos en el caballito de San Fernando (emulando a Monic), y además con subida de algunas cuestas que eran auténticas escaladas como esa que Madri ha descubierto en el minuto 90+3, gracias a su agudeza y a su perseverancia, “cosillas” suyas que la hacen merecedora de una enhorabuena a gran escala: ¡ENHORABUENA!

    Bien, y ahora una ayudita a las fatigadas neuronas del personal:

    hachetetepeesedospuntosdoblebarraserviciospuntoelpais
    puntocombarradiccionariosbarrasinonimosguión alto
    antonimosbarracomprobar

    A mí también me ocurre a menudo:

    –¡No la encuentro!
    –Ya voy yo. A ver… ¡pero si la tienes delante!

    Abrazos. 🙂

  10. Madri
    Madri 27/09/2018 en 09:57

    Buenos días a todos:

    Hoy voy a hacer bueno el refrán “Al que madruga Dios le ayuda”.
    No hay como levantarse tempranito para hacer una llamada al servicio de averías de la caldera a ver si hay suerte y se pasan por casa en el día, que te da la ocasión para abrir el correo y recibir la gran alegría de ver ahí a Robin, que también ha madrugado, diciendo “¡pero si la tienes delante!”.

    Claro, en algún sitio tenía que estar. Lo que hacía falta era dar con el lugar adecuado. No sabía que El País tuviera ese diccionario, así que te agradezco muchísimo el enlace a esta herramienta tan útil.

    Pues ya está. Y lo mejor de todo ha sido encontrarlo con las neuronas descansadas…

    La respuesta de la 21 es, pues, contrastada. Que nos da contada y trastada.

    Voy a confesar un secretillo: estuve jugando mucho rato con “reputada” (que no daba del todo con la sinonimia, pero ahí estaba, tentando. Sobre todo por lo de la faena).

    Un abrazo.

Cualquier aportación u opinión sobre este tema es bienvenido y agradecido. Escriba aquí su comentario